Posmodernidad Filosófica

enero 3, 2011 en Filosofía

La corriente posmoderna se inserta en los márgenes de la filosofía contemporánea, dándole a ésta ciertos aspectos predominantes. Se contempla que la filosofía contemporánea inicia en Europa a finales del siglo XVIII y principios del XIX. El movimiento denominado Romanticismo se caracteriza por ir  contra  los ideales de la modernidad, brindando un nuevo giro al pensamiento. 

La Ilustración produce un desencanto que lleva a los románticos  a emprender una impetuosa batalla contra la racionalidad y las verdades absolutas que fueron propuestas. 

Esta lucha no es contra la razón, sino contra las limitantes que el siglo XVIII les había impuesto. No se pretende erradicar la racionalidad, es más bien una búsqueda por ampliarla a zonas que se rechazaban o vedaron anteriormente. El conocimiento del mundo no se verá limitado por la racionalidad y la ciencia. El espíritu romántico pretende dar nueva vida a la imaginación, a los sueños y al inconsciente, pero sobre todo a la sensibilidad.

Se instaura entonces la melancolía del desencantado hombre romántico, que busca en la naturaleza a todos aquellos dioses mitológicos que parecen haberle abandonado. Encuentra en la antigua Grecia la armonía que la nueva era científica le negaba. Se recuperan antiguas mitologías que son resignificadas a la luz de la nueva época. El ideal reside en regresar a la unión entre verdad, bondad y belleza,  siendo conscientes de la imposibilidad que esto supone. Ante la vorágine expuesta, la actitud del artista romántico es de desilusión y desesperanza, encaradas desde la pasión y la más profunda experiencia sensible. El movimiento romántico tiene como exponentes en pintura a Turner y Friedrich; en música a Wagner y a Chopin; y sus seguidores directos en el ambiente filosófico son Kierkegaard, Nietzsche y Sartre.

Es el movimiento romántico el que influye en los contemporáneos y, de este modo hace caer antiguos paradigmas como el logocentrismo: que abre paso al lenguaje que predominará como la realidad humana. La comunicación permitirá al hombre abrir todas sus posibilidades para encontrar  nuevos caminos. Se le conoce como el giro lingüístico. Los pensadores contemporáneos  brindan un lugar predominante al lenguaje; ese espacio que el logos moderno ha dejado, será el que ocupe el lenguaje. Lo anterior no implica que los pensadores postmodernos sean los iniciadores del giro lingüístico, simplemente son continuadores del movimiento analítico.

A partir de lo anterior y en el entendimiento de que la comunicación es un suceso dentro de la vida del hombre, se da lugar a la praxis dentro de la Filosofía. La teoría y los conceptos metafísicos serán dejados de lado. Ahora se hablará de la vida y los sucesos cotidianos como el tema filosófico central. La teoría ya no ocupará el pensamiento de los filósofos,  será la praxis quien tome ese honroso sitio. Lo habitual y común se eleva por encima de los conceptos abstractos de mundos posibles. El planeta tierra (no los mundos ideales o posibles) y el ser humano como ser integral es lo que tratan de vivir, reflejar, analizar y estudiar los contemporáneos.

Es justo en esta época cuando se  permite a la Filosofía interactuar con otras disciplinas, a tal grado que pareciera que  ha perdido los límites para dar cabida a cualquier  tipo de conocimiento. Son los contemporáneos quienes comienzan a preguntarse qué tipo de conocimiento es filosófico y cuál no lo es. La problemática para hallar una respuesta a dicha interrogante, es lo que  autoriza a la Filosofía internarse y dejar libre acceso a diversas materias. Los filósofos  se encargarán de temas como la ciencia, la política, la psicología, la cultura, la sociedad, etc., permitiéndoles ampliar el panorama de tal forma, que se llegará a la radicalización, no existe una verdad absoluta, sino un sin fin de interpretaciones de lo que se da en la praxis.

El mundo contemporáneo se deshace de todos aquellos absolutos y abstractos que no  daban cabida a una gran variedad de temas, y se abre a una nueva visión donde todo evento es capaz de ser interpretado y jamás habrá una sola y única verdad. La realidad se ve enfrentada a su contemplador y a la visión que éste tenga de ella.    Dicha realidad será lo que la vida cotidiana permita ver  a los ojos de su espectador.

Una vez aclarado el panorama al que la filosofía contemporánea expone a los postmodernos, es pertinente hablar de ellos y de su corriente filosófica. El término “postmodernidad” surge en la arquitectura como superación del Bauhaus, y será acuñado posteriormente por Lyotard a la Filosofía. La postmodernidad deja entre ver tres posturas básicas: la de izquierda, de centro y de derecha.

Dentro de la postura izquierdista encontramos exponentes como Cioran, Foucault, Derrida, Lyotard y Deleuze, quienes pretenden una superación por completo de la modernidad, llegando a un nihilismo extremo que niega cualquier pretensión de verdad absoluta; son unos totales desencantados del mundo que no  encuentran límites al saber filosófico y es por ello que estudian toda la cultura y aplican a ella sus postulados. Ellos mismos definen a la postmodernidad como un tipo de estafeta. Según Foucault y Derrida es un juego de envíos, no una postura o tesis definida. Niegan cualquier tipo de holismo, refieren a una dislocación del logos y  se basan en el desencanto para sus postulaciones. No habrá rama del saber en la que  los postmodernos de izquierda no intenten ahondar; la Filosofía a sus ojos desdibuja cualquier barrera y se abre a todo tipo de conocimiento.

La postura de centro tiene la pretensión de rescatar el proyecto moderno, pero poniéndolo bajo una lupa crítica que permita denotar los errores cometidos por él mismo. Ciertos ideales de la modernidad serán rescatados y reinventados bajo la nueva luz postmoderna. No existe un total desencanto de la modernidad, más bien se propone la recuperación de los ideales bajo una nueva visión. Dentro de esta posición se entiende que la postmodernidad no ha logrado superar a lo modernidad, a diferencia de la posición de  izquierda. El máximo exponente de la postmodernidad de centro es Vattimo.

Finalmente, la visión de derecha la encabeza Rorty y se encuentra centrada en el lenguaje. En ella se explica que el modelo político que debe ser aplicado es el liberal, pero que cada región debe tener sus propios estatutos dependiendo de su legislación lingüística, ya que no hay contenido de contexto que pueda ser transmisible. Comparte con las demás posiciones su crítica y descrédito a la metafísica y gnoseología que pretenda universalidad.

Algunas repercusiones posmodernas

En resumen, se entiende en primera instancia cuáles son  las necesidades del hombre que busca el conocimiento en la postmodernidad, y éstas  serán derivadas de los cambios que la postmodernidad misma sugiere. Un hombre postmoderno entiende en primer término que su enlace con el mundo se da a través del lenguaje,  no sólo el escrito, sino el oral y el corporal. Deja de buscar meta relatos o abstracciones,  pide que se dejen a un lado los absolutos y que exista una hermeneutización del saber. En la postmodernidad se presenta una exaltación de la práctica sobre la teoría,  lo que deriva en el  estudio de temas como política y sociedad. Debemos entender que un hombre en la postmodernidad no busca la verdad, sino llegar a la interpretación que parezca más satisfactoria mediante la interdisciplinariedad.

Ahora la Filosofía no  puede quedarse en los márgenes del texto escrito, que por lo general aparece no sólo como incomprensible, sino anti- hermeneutizable y sin la menor trascendencia práctica. El mundo postmoderno exige un discurso filosófico que se dé en un lenguaje que pueda ser comprendido y expresado, que no se limite a los libros. He aquí la pertinencia de Lyotard cuando expone que:

Todo lo que en el saber constituido no es traducible de ese modo será dejado de lado, y que la orientación de las nuevas investigaciones se subordinará a la condición de traducibilidad de los eventuales resultado a un lenguaje de máquina.

El mundo actual como Lyotard lo expone, se encuentra dominado por los medios de comunicación y el espectáculo, es entonces cuando cajas con audio, luces y miles de chips son las encargadas de educar a las personas. Parece que en un mundo de infinitas máquinas, que en algunos casos parecen superar a los humanos, la Filosofía se ha quedado sin lugar.

Hoy en día, para aprender sobre Napoleón no debemos recurrir a un libro de historia, podemos simplemente ver la serie en el “History Channel”. Los niños, para conocer el cuento de “Blanca nieves y los siente enanos”, no requieren de unos padres que les lean el cuento de Grimm, pueden simplemente ver la película. Estamos en una sociedad donde lo visual ha sido exaltado y todo lo demás se ha puesto a un lado.  Es por todos estos motivos que la filosofía debe buscar un nuevo nicho dentro de la realidad actual.

Ahora bien, pareciera difícil ante los ojos del propio filósofo dejar la acostumbrada Academia para recurrir a nuevas formas y vías de dar a conocer un discurso filosófico, sin embargo, según se expone a continuación, existen ejemplos de los que han intentado abrirse a nuevos campos. Tenemos en primera instancia a algunos de los filósofos franceses del siglo XX (Foucault, Derrida) que se atrevieron a dejar la academia y explorar el campo de la televisión. Ellos se prestaron a dar entrevistas donde pudiesen exponer sus posturas, (principalmente socio- políticas), lo que aunado a su personalidad, logró darles grandes ventas a sus libros. Hoy tenemos a un filósofo como Zizek, que se presta a ser video grabado en su vida cotidiana y a dar discursos para un corto que ha sido exhibido en muchas salas a nivel mundial. Su vida personal y su personalidad misma quedan expuestas ante un público que, como sabemos, está deseoso del morbo que genera un “reality show”, pero dentro de dicho morbo él se da el tiempo para exponer su postura.  Sin duda abre un nuevo foro para que se entienda que los filósofos son personas con vida, que son capaces de generar discursos que pueden cambiar el paradigma establecido, y  no sólo esto, sino que se despega de cualquier academicismo para dar pauta a una innumerable cantidad de chistes y sarcasmos. Podemos afirmar que, probablemente tras la proyección de este corto, los libros de Zizek se volverán mucho más populares y leídos.

Sin duda los atrevimientos de Foucault, Derrida y, en última instancia, Zizek parecen dignos de ser aplaudidos, pero la propuesta debe ir  más allá de unos filósofos que, en un afán soberbio y ególatra, se interpretan a si mismos

En definitiva, los discursos filosóficos deben abrirse a nuevos campos, a fin de ser escuchados y comprendidos. La decisión de quién es filósofo es tan arbitraria como intrascendente, qué más da quién lo es y quién no, lo que importa es lo dicho (muy a lo postmoderno, pero esto se refiere a títulos y no al “autor” y su desaparición).

En conclusión, la Filosofía quiere abarcar más campos que el que tradicionalmente se le ha dado, pero parece que son los filósofos quienes pretenden que esto no suceda, tal vez por un sentimiento de  “decididores” como dice Lyotard, o tal vez por el deseo de poder  que no les permite liberarla, porque la libertad que le ha sido dada está normada.

Las repercusiones previamente citadas en el ensayo son fundamentales para la comprensión del mismo.  Sin embargo es, primordialmente,  el cambio en la visión de la realidad, que esta corriente ha generado, lo que dará un mayor impacto dará este escrito. El mundo externo y las pruebas científicas sobre la materia ya no contemplan por nada a lo que de real se considera; por el contrario, la realidad se ha convertido en hermeneutizable y, por ende, dependiente del espectador. Es más, se maneja la idea de que el mismo espectador puede cambiar el mundo externo con su propia visión. La realidad ha perdido todo aquello que de “real” tenía y se ha vuelto dependiente del ojo que la mira e interpreta,  por ello  en el mundo actual se  da cabida a un tema como la ontología de la realidad virtual, que adquiere mayor pertinencia, en tanto mayor avance logra el mundo cibernético o virtual sobre el mundo “real”.

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • PDF

Commentarios

commentarios

Powered by Facebook Comments