Homenaje a los combatientes de Malvinas

mayo 12, 2012 en Creatividad

Argentina no para de combatir contra algunos países europeos, ahora frente a los juegos olímpicos de Londres 2012 sacan este spot en homenaje a los combatientes y caídos en las Malvinas. Ell lema "Para competir en suelo inglés, entrenamos en suelo argentino". 

Migración de Europa a América Latina

diciembre 18, 2011 en Sociedad

"Si volviera a España, probablemente entraría a trabajar en algún departamento, llevando el control de países de América Latina”, dice el español Pablo Fernández de Castro, director de la consultora Development Systems en Brasil. “Una vez que sales de tu país, es difícil desvincularse de una experiencia internacional”. Fernández de Castro es uno de los tantos ejecutivos de origen europeo que han preferido buscar suerte en América Latina, sorteando así uno de los peores momentos económicos del Viejo Continente. Una situación que evoca, con sus diferencias, lo que ocurría hace aproximadamente un siglo en las principales ciudades de la región: colas interminables en los puertos, gente ansiosa por dejar atrás una Europa empobrecida y violenta. Ésa era la tónica del siglo XIX y comienzos del XX, durante una de las grandes migraciones masivas de la historia.

Históricamente, el período delimitado por las dos guerras mundiales y la depresión de 1930 se caracterizó por una disminución de los procesos de liberalización e integración comercial del siglo XIX. También comenzó una marcada elevación de los niveles de proteccionismo en las economías. La migración de personas que se produjo en aquella etapa fue el detonante de una incipiente globalización.

A escala mundial el número de migrantes internacionales registró un aumento cercano a los 100 millones de personas entre 1960 y 2000, con un peak en la década de 1980. Desde entonces el porcentaje de la población mundial que representan los migrantes se ha mantenido relativamente constante, según estudios de la Cepal. Hoy estaríamos asistiendo al resurgimiento de la migración desde Europa a América Latina, aunque bastante distinta. Ni masiva ni popular (de hecho sería exagerado hablar de oleada), la inmigración de ahora está siendo protagonizada por ejecutivos de cuello y corbata, licenciados con máster y estudios de postgrado, que dominan dos o tres idiomas. 

Pese a ello, buscan lo mismo que sus antepasados, algo que en sus países escasea: trabajo. Como Fernández de Castro, que llegó primero a Chile y después a Sao Paulo. La experiencia internacional le ha servido para promocionarse y ascender de director de proyectos a director de la oficina de Brasil, con 15 personas a su cargo. Lee el resto de esta entrada →

El mundo insolente

octubre 20, 2011 en Bienestar, Causas, Reflexión, Sociedad

El siguiente es un texto del Dr. Mario A. Rosen, de nombre "La Argentina Insolente", sin embargo yo pienso que es extrapolable a más de una centena de casos.
En mi casa me enseñaron bien.
Cuando yo era un niño, en mi casa me enseñaron a honrar dos reglas sagradas: Regla N° 1: En esta casa las reglas no se discuten. Regla N° 2: En esta casa se debe respetar a papá y mamá. Y esta regla se cumplía en ese estricto orden. Una exigencia de mamá, que nadie discutía… Ni siquiera papá. Astuta la vieja, porque así nos mantenía a raya con la simple amenaza: “Ya van a ver cuando llegue papá”. Porque las mamás estaban en su casa. Porque todos los papás salían a trabajar… Porque había trabajo para todos los papás, y todos los papás volvían a su casa.
 
No había que pagar rescate o ir a retirarlos a la morgue. El respeto por la autoridad de papá (desde luego, otorgada y sostenida graciosamente por mi mamá) era razón suficiente para cumplir las reglas. Usted probablemente dirá que ya desde chiquito yo era un sometido, un cobarde conformista o, si prefiere, un pequeño fascista, pero acépteme esto: era muy aliviado saber que uno tenía reglas que respetar. Las reglas me contenían, me ordenaban y me protegían. Me contenían al darme un horizonte para que mi mirada no se perdiera en la nada, me protegían porque podía apoyarme en ellas dado que eran sólidas… Y me ordenaban porque es bueno saber a qué atenerse. De lo contrario, uno tiene la sensación de abismo, abandono y ausencia. Las reglas a cumplir eran fáciles, claras, memorables y tan reales y consistentes como eran “lavarse las manos antes de sentarse a la mesa” o “escuchar cuando los mayores hablan”.  
Había otro detalle, las mismas personas que me imponían las reglas eran las mismas que las cumplían a rajatabla y se encargaban de que todos los de la casa las cumplieran. No había diferencias. Éramos todos iguales ante la Sagrada Ley Casera. Sin embargo, y no lo dude, muchas veces desafié “las reglas” mediante el sano y excitante proceso de la “travesura” que me permitía acercarme al borde del universo familiar y conocer exactamente los límites. Siempre era descubierto, denunciado y castigado apropiadamente… La travesura y el castigo pertenecían a un mismo sabio proceso que me permitía mantener intacta mi salud mental. No había culpables sin castigo y no había castigo sin culpables. No me diga, uno así vive en un mundo predecible. Lee el resto de esta entrada →

Imagina que eres esa mujer

agosto 11, 2011 en Arte, Bienestar

La Casa Torquato Tasso se encuentra en el barrio porteño de La Boca. Alli, dentro de la gran cantidad de talleres que funcionan, existe un espacio para que los vecinos se acerquen al cine. Dentro de esta área , y además de los Talleres ya existentes para niños, jóvenes y adultos, la Casa propuso generar encuentros para que las Mujeres tengan la posibilidad de expresarse y comunicarse a través del lenguaje audiovisual, pudiendo plasmar su mirada, iniciativa y creatividad en un trabajo grupal con sus pares. Por ese motivo, se proyectó el primer Taller de Cine hecho para Mujeres, el cual tuvo su debut a fines del 2009. Este video, es el resultado de dichos encuentros y marca el inicio de un ciclo, que de manera libre y gratuita, seguirá fomentando la integración y el sentimiento de pertenencia de las participantes.

El vídeo prohibido de la TV argentina

febrero 24, 2011 en Causas