El lado obscuro de las misiones internacionales de paz

enero 16, 2012 en Causas, Responsabilidad Social

Kathryn Bolkovac  se enfrentó al sistema para denunciar corrupción, abuso e injusticia.  Bolkovac no fue la primera en dar el pitazo, pero su caso consiguió atraer significativamente la atención de los medios. Después de un divorcio amargo pero relativamente civilizado, Bolkovac, que se había hecho policía en su natal Nebraska, decidió responder a una convocatoria para reclutar efectivos americanos al servicio del Destacamento Policial Internacional (DPI) que, en coordinación con las Naciones Unidas, se encargaría de mantener la paz en Bosnia al tiempo que contribuía a fortalecer las instituciones de la ley y el orden en este nuevo país devastado por la guerra civil. El primer punto interesante en esta historia es que, mientras en otros países dicho reclutamiento corre a cargo de los cuerpos de seguridad nacional, en los Estados Unidos, al no existir equivalente, son contratistas (empresas privadas) los que, tras haber ganado la respectiva licitación, asumen esta responsabilidad. A cambio de un año (o menos) de sus vidas en un lugar sumamente peligroso, los efectivos contratados reciben un salario muy atractivo (en ocasiones varias veces su ganancia anual en casa) y algunas otras prestaciones.

Bolkovac – al igual que todos los miembros americanos del DPI en Bosnia – fue contratada por DynCorp.  DynCorp es una de las más exitosas empresas de su tipo (otras famosas son Blackwater, KBR-Halliburton, Pinkerton and Fluor) – negocios que han prosperado en un contexto en el que los compromisos militares y las preocupaciones estratégicas son globales pero los recursos oficiales y el apoyo de los aliados son, en comparación, muy limitados.

Empresas como DynCorp dependen casi al 100 por ciento de los contratos del gobierno Americano – y aquí estamos hablando de miles de millones de dólares de dinero público.  Pero el enorme éxito de estas corporaciones no resulta unicamente de una necesidad muy real de mercado – también obedece a la muy escasa regulación y supervisión bajo la cual operan, y que les permite reducir sus costos al máximo sin tener que rendirle cuentas ni al país que les recibe, ni a las Naciones Unidas, ni al gobierno de los Estados Unidos.

Kathryn Bolkovac se dio cuenta rápidamente de lo que sucede cuando no hay suficientes ojos y oídos prestando atención al desempeño de estos contratistas. A pesar de que dos de los requisitios más importantes para poder concursar por un puesto en la misión a Bosnia eran amplia experiencia policial y antecedentes intachables, muchos de sus colegas en el DPI estaban muy lejos de tener ese perfil. Pero lo más grave estaba aún por venir. Lee el resto de esta entrada →