Contra el totalitarismo

mayo 20, 2012 en Causas, Política, Reflexión, Sociedad

Este es el discurso que el escritor, político y dramaturgo Václav Havel, último presidente de Checoslovaquia y primero de la República Checa, dio cuando asumió el cargo. 

Vivimos en un entorno moral contaminado. Nuestra moral enfermó porque nos habíamos acostumbrado a expresar algo diferente de lo que pensábamos. Aprendimos a no creer en nada, a hacer caso omiso de los demás, a preocuparnos sólo por nosotros mismos. 

Conceptos como amor, amistad, compasión, humildad o perdón perdieron su profundidad y sus dimensiones, y para muchos de nosotros pasaron a representar tan sólo singularidades psicológicas. Nos parecían recuerdos extraviados de una época ancestral, algo ridículos en la era de las computadoras y las naves espaciales. 

Sólo unos pocos fuimos capaces de alzar nuestras voces para gritar que los poderes nunca deberían haber sido todopoderosos; que las granjas especiales, que producen alimentos ecológicamente puros y de la mejor calidad sólo para esos poderes, deberían haber enviado sus productos a escuelas, hogares infantiles, hospitales, ya que nuestra agricultura era incapaz de ofrecérselos a todo el mundo. 

El régimen anterior -armado con su ideología arrogante e intolerante- redujo el hombre a una fuerza productiva y la naturaleza a una herramienta de producción. Al hacerlo, atacó tanto a la esencia misma de ambos como a la relación que los une. Redujo personas autónomas y de gran talento, que trabajan con destreza en su propio país, a tuercas y tornillos de una maquinaria monstruosamente enorme, ruidosa y pestilente, cuyo significado real nadie comprende. 

Esta no puede más que desgastarse lenta pero inexorablemente, tanto a sí misma como a todos sus tornillos y sus tuercas. Cuando hablo de un entorno moral contaminado, no hablo sólo de esos caballeros que comen verduras orgánicas y no miran al exterior desde su ventana. Hablo de todos nosotros. 

Todos nos habíamos acostumbrado al sistema totalitario, lo habíamos aceptado como un hecho inalterable y, por tanto, contribuíamos a perpetuarlo. Dicho de otro modo, todos nosotros -si bien, naturalmente, en diferente grado-somos responsables del funcionamiento de la maquinaria totalitaria; nadier es sólo su víctima, todos somos partícipes también de su creación.

¿Por qué digo esto? Sería muy poco razonable entender el triste legado de los últimos cuarenta años como algo ajeno a nosotros, algo que nos ha dejado en herencia un pariente lejano. Por el contrario, debemos aceptar ese legado como un pecado que cometimos contra nosotros mismos. Al aceptarlo como tal, comprenderemos que es responsabilidad nuestra, y de nadie más, hacer algo al respecto.  Lee el resto de esta entrada →

La niña que habla por la Tierra

abril 22, 2012 en Causas, Responsabilidad Social

Hoy, el día de la Tierra me parece interesante ver el discurso que Severn Suzuki, quien a sus doce años se trasladó a Río de Janeiro, a una conferencia de la ONU celebrado por el medio ambiente y desarrollo. Previamente, a los diez años fundó con otros chicos una organización que apoya el entorno, ECO.  Actualmente tiene 30 años y es activista ambiental, licenciada en Biología evolutiva y ecología por la Universidad de Yale.  Ha ayudado a crear el think-thank "The Skyfish Project" y participó en la comisión asesora espacial de Kofi Annan para cuestiones de medioambiente. Al final del post se puede leer el discurso transcrito. 

Lee el resto de esta entrada →

Somos lo que está mal, y debemos corregirlo

enero 21, 2012 en Causas, Sin sombrero, Sociedad

Discurso de Al Gore en la recepción del premio Nobel

"A veces, sin previo aviso, el futuro golpea a nuestra puerta con una valiosa y dolorosa visión de lo que podría ocurrir. Ciento diecinueve años atrás, un rico inventor leyó su propio obituario, erróneamente publicado años antes de su muerte. Pensando equivocadamente que el inventor acababa de morir, un diario publicó un duro examen del trabajo de su vida, titulándolo injustamente “el mercader de la muerte” debido a su invento, la dinamita. Sacudido por esta condena, el inventor tomo la decisión de servir a la causa de la paz. Siete años después, Alfred Nobel creó este premio y otros que llevan su nombre.

Mañana, hace siete años, leí mi propio obituario político en un análisis que me pareció duro y equivocado, si no prematuro. Pero ese veredicto no querido también trajo un valioso y doloroso regalo: una oportunidad para buscar formas nuevas y frescas de servir mi propósito.

Inesperadamente, ello me ha traído acá. Aunque temo que mis palabras no estén a la altura de este momento, rezo para que lo que siento en mi corazón pueda serles comunicado lo suficientemente claro para que aquellos que me escuchen digan “debemos de actuar”.

Nosotros, los seres humanos, estamos enfrentando una emergencia planetaria. Una amenaza a nuestra subsistencia que esta ganando siniestro y destructivo potencial mientras estamos aquí reunidos. Pero también hay noticias esperanzadoras: tenemos la habilidad para resolver esta crisis, y para evitar sus peores consecuencias, si actuamos de forma valiente, decidida y rápida.

Sin embargo, a pesar de un creciente número de honorables excepciones, demasiados líderes mundiales siguen siendo mejor descritos por las palabras de Winston Churchill aplicadas a quienes ignoraron la amenaza de Adolfo Hitler: “they go on in strange paradox, decided only to be undecided, resolved to be irresolute, adamant for drift, solid for fluidity, all powerful to be impotent." Lee el resto de esta entrada →

El mejor discurso

diciembre 6, 2011 en Reflexión, Sociedad

Uno de discursos inspiradores más recordados de la historia fue dicho por un comediante de nombre Charlie Chaplin.

Discurso de Steve Jobs

septiembre 10, 2011 en Creatividad, Reflexión, Sin sombrero

Discurso de Steve Jobs en Standford en el año 2005. 

Tomando la responsabilidad de tu vida

marzo 13, 2011 en Bienestar

En este video, Isha habla de como dejar de sentirse como victima y empezar a ser responsable por las elecciones que tomas en tu vida