Las monedas sociales rumbo a una nueva economía

octubre 3, 2012 en Economía, Responsabilidad Social, Sociedad

Erik Brenes ha ayudado a poner en marcha decenas de proyectos de monedas sociales en América Latina. Licenciado en Finanzas en su país, Costa Rica, y doctorando en economía social en una universidad italiana, defiende el uso de estas monedas alternativas como forma de crear una economía más sostenible y solidaria. "No se puede dar a un botón y que inmediatamente surja otra economía, pero se puede apoyar los proyectos de base que existan para que la economía convencional vaya perdiendo sentido", dice. Algunas estimaciones hablan de que ya existen 5.000 monedas sociales en todo el mundo.

¿Qué son las monedas sociales? ¿Para qué sirven?

El filósofo Karl Polanyi decía que el sistema capitalista nos obliga a hacer relaciones económicas de una única forma, a través de la moneda, y ha eliminado otras formas de relaciones comerciales, como son la solidaridad y la reciprocidad. Una moneda social que esté bien diseñada debería de estimular procesos sociales y solidarios. Nosotros en América Latina tratamos también de estimular procesos ambientales.

Funcionan exactamente igual que el euro o el dólar con la diferencia de que la riqueza que generan se queda en el ámbito social. Algunos académicos las llaman monedas locales porque normalmente se adscriben a un área geográfica muy limitada, y también se les dice monedas complementarias porque la idea es que complementen a la economía hegemónica, pero no que la desplacen.

¿En ningún caso se pretende entonces sustituir a las monedas convencionales?

No, sustituirlas es muy difícil, prácticamente imposible. En los proyectos que tenemos creamos redes de colaboración solidaria en la zona geográfica de acción de la moneda a través, por ejemplo, de muchos locales comerciales que deciden aceptar la moneda para estimular su circulación. Una de las redes más grandes que tenemos es en El Salvador: allí hay 85 locales involucrados; cuando uno llega a pagar en dólares americanos, te los aceptan, si pagas con udis (unidad de intercambio solidario), que es la moneda local, cada negocio sabe qué porcentaje de la venta puede aceptar con moneda local. 

Por ejemplo, si vas a un restaurante y pides un pescado y una coca cola, es probable que el pescado venga de algún pescador local y se pueda pagar con moneda local, pero la coca cola jamás podrás pagarla en esa moneda social porque su fabricante no lo va a aceptar.

Pero el objetivo sí es, al final, cambiar la economía.

La idea es ir creando otra economía. Casi todos los proyectos que conozco empezaron porque detrás hay una idea de producción diferente, más solidaria, para no depender de una sola forma de relación económica. El Foro Social Mundial lleva quince años hablando de que otra economía es posible, yo digo que ya es hora de dejar de hablar y de empezar a construirla. ¿Cuántas veces vamos a solucionar las crisis del sistema capital, doscientos años más?, ¿cómo somos tan tontos como sociedad? Lee el resto de esta entrada →

¿Qué es la globalización?

septiembre 3, 2012 en Economía, Filosofía, Política, Sociedad

Primero aclaremos el concepto. Si usamos el término de forma neutra, "globalización" significa simplemente la integración internacional, sea o no bienvenida, dependiendo de las consecuencias. En los sistemas doctrinales de Occidente, predominantes en el resto del mundo debido al poder occidental, el término tiene un significado ligeramente diferente y más restringido: hace referencia a ciertas formas específicas de integración internacional cuya implantación ha sido promovida con especial intensidad en los últimos 25 años. Esta integración está concebida sobre todo en beneficio de ciertas concentraciones de poder privado; los intereses de todos los demás implicados son incidentales.

Esta es la manera en que cabe esperar que funcione un sistema de propaganda bien enfocado en su tarea, pero no deja de ser sorprendente en el sentido de que resulta tan eficaz que hasta sus víctimas lo aceptan, y no deberían. Ninguna persona en su sano juicio se opondría a la globalización. La cuestión es en qué forma se adopta.

La forma específica de integración internacional que se está promoviendo se llama "neoliberal", pero esto también es altamente engañoso. No se trata de orientaciones "nuevas" y de ninguna manera son "liberales". La historia de las relaciones entre Inglaterra e India durante dos siglos muestra muy claramente cómo el liberalismo puede convertirse en un instrumento de poder y destrucción. Y la versión actual conserva esa tradición, mantiene la clásica doctrina de doble filo del liberalismo y del mercado libre.

Que las nuevas versiones de esta doctrina sean simplemente adaptaciones de las versiones tradicionales a las circunstancias actuales no tiene nada de sorprendente. Es exactamente lo que deberíamos esperar si observamos quiénes son sus creadores: los estados más ricos y poderosos, las instituciones financieras internacionales que siguen sus instrucciones, y su ejército de megacorporaciones tendientes al oligopolio en la mayoría de los sectores de la economía, y altamente dependientes del sector estatal para socializar el riesgo y los costos y mantener el dinamismo de la economía, a menudo bajo la tapadera del gasto militar.

Lee el resto de esta entrada →

Simiocracia

abril 11, 2012 en Economía, Política, Reflexión

Este es un trailer del libro de Alex Saló (lo recordaréis por Españistán), tiene un punto de vista interesante sobre la realidad actual; que sigue la misma línea de su anterior trabajo. 

“a qué te dedicas” es el nuevo “quién eres”

diciembre 10, 2011 en Psicología, Reflexión, Sociedad

No hay una pregunta más actual que “¿A qué te dedicas?”

Es lo suficientemente segura como para iniciar una conversación con un extraño, lo suficientemente universal para que cualquiera pueda contestarla y llega justo al punto más importante de nuestra cultura: el dinero. La pregunta no suena como una frase tomada del manifiesto de La avaricia es buena, de Gordon Gekko (el personaje de la película de Oliver Stone, El poder y la avaricia), pero la realidad es que desecha la cortesía y se dirige justo al centro de las finanzas de alguien; revela su lugar en la jerarquía social y por lo tanto da una idea, de qué tan felices pueden o no ser.

Desde finales del siglo 20, ¿A qué te dedicas? Dejó de ser una pregunta sobre la manera como alguien pasa su tiempo durante las horas laborales normales y en lugar de eso sirve como un forma un poco molesta, pero socialmente aceptable, de recordarnos las cosas que no tenemos o que nunca tendremos. Podemos entender que el dinero no compra la felicidad, pero durante las últimas décadas esa idea compite contra el mensaje que a cada paso nos dice que no podemos ser felices sin él. Esta dicotomía desconectó lentamente al sueño estadounidense de la idea de la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad y se adhirió a la capacidad de uno de ascender en la escala social.

Si estás en un bar y la respuesta de la otra persona es, “soy un abogado”, las personas alrededor generalmente asumen que esa persona gana mucho dinero, conduce un automóvil de lujo y no vive al día. Es feliz, si tú quieres.Obviamente no es la misma visión optimista que las personas tienen si alguien responde ”trabajo en McDonald’s” (si la persona que trabaja en McDonald’s realmente lo dice). En nuestra cultura, el valor de una persona se vincula con su profesión; mientras más alto sea el perfil o el sueldo, se valora más al individuo como persona, y asumimos que es más feliz. Y por desgracia también sucede lo contrario. Lee el resto de esta entrada →

No a la venta

noviembre 29, 2011 en Causas, Economía

Las personas de todo el mundo cada vez somos más dependientes de un menor número de grandes empresas globales. Monsanto controla el 90% de las semillas transgénicas, Microsoft tiene un 88.26% de la cuota del mercado en software informático seguida por Apple con Mac tan solo un 9.93%, Cada día 150 millones de personas en todo el mundo compran un producto Unilever sin ni siquiera saberlo, MC Donald sirve 58,1 millones de comidas diarias en todo el mundo. De las 100 economías más grandes del mundo, 51 son empresas. Los estados pierden poder al mismo ritmo que las grandes corporaciones lo ganan. La globalización ha generado un nuevo contexto que requiere una redefinición de las reglas de juego para la sociedad global del siglo XXI. En este contexto surge el debate en torno a la responsabilidad social corporativa o de las empresas (RSC), que se plantea como el punto de partida desde el cual replantearse el equilibrio entre el desarrollo económico, la sostenibilidad medioambiental y el desarrollo social necesarios para construir el nuevo tipo de sociedad que queremos. Aunque se está produciendo un incremento paulatino del interés por la Responsabilidad Social Corporativa, tanto en círculos empresariales como en el ámbito social, lo cierto es que el proceso está siendo demasiado lento. Es el momento de que todos nos planteemos qué tipo de sociedad queremos construir y qué papel debemos jugar para contribuir a su desarrollo. Debemos asumir el rol de personas consumidoras, trabajadoras y opinión pública implicadas en la aplicación de los modelos responsables en todos los ámbitos de actuación de las empresas. Un documental del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativo en coproducción con la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

 

La infelcidad de la desigualdad

noviembre 10, 2011 en Bienestar, Economía, Sociedad

La felicidad no es sólo para autores de novelas románticas. Desde los grandes filósofos como Epicuro o Kant hasta sociólogos y economistas como Marx intentaron entender por qué el ser humano busca la felicidad como si fuera el último tesoro. Curiosamente, en 1789, cuando el pueblo oprimido de la Revolución echó a patadas al rey, cantaron: "Libertad, fraternidad, igualdad" ¿Y felicidad?

El secreto de la felicidad resulta estar en la igualdad. Ya se sabe que ser cada vez más rico no hace cada vez más feliz se llama la paradoja de Easterlin, nombre de un economista estadounidense, pero resulta ahora que cuanto más desigual es una sociedad, más negativas para su población serán las consecuencias. Conclusión: la igualdad es el pilar de una sociedad mejor.

"La competencia entre los individuos es negativa para toda la ciudadanía" Es la tesis que Richard Wilkinson y Kate Pickett desarrollan en Desigualdad. Una análisis de la (in)felicidad colectiva (Turner Noema). "Los países en los que existen grandes diferencias entre ricos y pobres se ven afectados de manera negativa, porque se disparan las tasas de violencia, de embarazos de jóvenes no deseados, de población carcelaria; los resultados escolares y el sistema de sanidad empeoran", resume Wilkinson. Lee el resto de esta entrada →

Economía- La juventud y el 15M

octubre 15, 2011 en Causas, Economía, Política, Sociedad

Intervención de Alberto Garzón Espinosa, economista de ATTAC (http://www.attac.es), en el programa especial de 59 Segundos sobre la juventud y el 15M. 

La verdad sobre lo que nos motiva

septiembre 15, 2011 en Bienestar, Ciencia, Economía, Reflexión, Responsabilidad Social

 

Economía de la Felicidad

septiembre 4, 2011 en Culturas, Economía, Política, Sociedad

Vivimos en una época de vértigo. A pesar de la riqueza total sin precedentes del mundo, existe una gran inseguridad, un gran malestar y una gran insatisfacción. En EE UU, una amplia mayoría de los ciudadanos creen que el país está "en el camino equivocado". El pesimismo se ha disparado. Lo mismo es válido en muchos otros lugares.

Frente a este contexto, ha llegado la hora de volver a considerar los motivos básicos de la felicidad en nuestra vida económica. La búsqueda implacable de mayores ingresos está conduciendo a una desigualdad y a una ansiedad sin precedentes, y no a una mayor felicidad y satisfacción en la vida. El progreso económico es importante y puede mejorar marcadamente la calidad de vida, pero solo si es un objetivo que se persigue junto con otros.

Decenas de expertos recientemente se reunieron en la capital de Bután, Thimphu, para analizar la experiencia del país.  Uno de los anfitriones fue el primer ministro de Bután, Jigme Thinley, un líder en materia de desarrollo sostenible y un gran defensor del concepto de FNB. 

Todos  coincidieron en la importancia de buscar la felicidad en lugar de la riqueza nacional. La cuestión que analizaron es cómo alcanzar la felicidad en un mundo que se caracteriza por la rápida urbanización, los medios de comunicación de masas, el capitalismo global y la degradación ambiental. ¿De qué manera puede reordenarse nuestra vida económica para volver a crear una sensación de comunidad, confianza y sostenibilidad ambiental?

He aquí algunas de las conclusiones iniciales.

Primero: no deberíamos denigrar el valor del progreso económico. Cuando la gente tiene hambre, carece de las necesidades básicas como agua potable, atención médica y educación, y no tiene un empleo digno, sufre. El desarrollo económico que alivia la pobreza es un paso vital para fomentar la felicidad. Lee el resto de esta entrada →

Intento de sensibilización a los políticos

septiembre 1, 2011 en Bienestar, Cuentos, Economía, Política, Reflexión, Sociedad

Audiovisual de un ciudadano a la clase política que pone al servicio del dinero hasta la propia Constitución Española, priorizando los intereses personales de las minorías más poderosas sobre las necesidades de la mayoría de los ciudadanos, siendo éstas últimas mucho más abundantes, graves y urgentes que el simple apunte bancario de más en las cuentas privadas de depende qué individuos. El enfoque del video, seguramente equivocado, inocente y estéril, pretende, sin esperarla, una reacción de nuestra clase gobernante ante lo más importante que define a un país, su propia Constitución, y que muestren con valentía el primer paso hacia un nuevo orden social, donde algún político responsable, en algún momento, en algún lugar del mundo, deberá decir BASTA para que las democracias del mundo empiecen a ser lo que dicen ser, prevaleciendo así, el juicio, la razón, la justicia y la bondad intrínsica del ser humano frente a su intrínsica, también, maldad y codicia. Otro objetivo que persigue este video es que los ciudadanos que todavia no se han decidido a decir basta, se animen a hacerlo y se den cuenta de cómo están las cosas, perdiendo el miedo que este sistemase preocupa de inculcar, como la gota de aquel martirio, en las mentes de las gentes de bien, pues no harán caso hasta que seamos tantos como para que quede demostrado dónde está el poder que deben obedecer.