Un experimento de gratitud

septiembre 27, 2013 en Bienestar, Curiosidades, Psicología, Reflexión

El siguiente vídeo (sólo disponible en inglés) muestra una serie de personas que sólo al llegar se les realiza un test de felicidad. Después se les pide que piensen en la persona que más ha influenciado en su vida, y que escriban una carta describiendo el porque. Una vez hecho esto se les pide que llamen a esa persona y le lean lo que han escrito.

Finalmente se les realiza otro test de felicidad, planteando las preguntas de otra forma, con el objetivo de que no note que se está valorando la diferencia entre el momento que llegaron y cómo se van.

Los resultados son sorprendentes. De las personas que no lograron contactar con su persona elegida, su incremento en felicidad es de un 2 a 4%, pero en el caso de las personas que efectivamente le leyeron la carta el incremento fue de entre un 4 y un 19%. Lo verdaderamente impresionante fue que le persona que más incremento su nivel de felicidad fue la que de inicio llego con un nivel de felicidad más bajo. Por lo tanto, si estás pasando por un momento especialmente difícil en tu vida el expresar tu agradecimiento a aquella persona especial, te puede ayudar a sobrellevarlo mejor. Ser una persona agradecida y demostrarlo tiene un impacto muy positivo en nosotros.

La ciencia de la felicidad y el potencial

junio 19, 2012 en Bienestar, Reflexión, Sociedad

Excelente conferencia subtitulada al español de Shawn Achor, CEO de Good Think Inc., una empresa en donde lleva a cabo investigaciones y enseña acerca de la psicología positiva. Achor ha ganado más de una docena de premios distinguidos de enseñanza en la prestigiosa Universidad de Harvard, donde da clases sobre psicología positiva.

La pregunta de Achor respecto al trabajo y la felicidad es  ”Creemos que tenemos que trabajar para ser felices, pero ¿no podría ser a la inversa?” Sostiene que en realidad la felicidad nos hace más productivos y debemos revertir el proceso actual de nuestro pensamiento. Para lograr ser feliz debemos estar fuera de la media, tenemos que romper todo aquello que nos permite estar en el ámbito de la "normalidad".

Como recomendaciones da: ser agradecido (escribir diario 5 cosas por las que estás agradecido), hacer un diario (escribir al menos una buena experiencia al día en un diario), simplificar (hacer una cosas a la vez), hacer ejercicio, meditar, enfatizar y utilizar tus puntos fuertes (los tienes que encontrar primero).

Lee el resto de esta entrada →

Tal Ben Shahar: Psicología positiva

mayo 23, 2012 en Bienestar, Psicología


Psicologia positiva: Tai Ben-Shahar por raulespert

Tal Ben Shahar es profesor de la Escuela de Negocios de Harvard, imparte un curso muy popular sobre psicología positiva. Algunos de sus concejos para conseguir la felicidad son:

1. Aceptar nuestros sentimentos dolorosos. Es decir, aceptar que somos humanos y que podemos sentir dolor, ansiedad, tristeza, etc. 

2. Realizar actividades que sean personalmente significativas y agradables. 

3. La felicidad depende del estado de ánimo no de la cuenta de banco. 

4. Hacer ejercicio. 

5. Simplificar, no estar tan ocupado. 

6. Ser agradecido.

7. Dedicar tiempo de calidad a los seres queridos. 

La felicidad se encuentra en la voluntad

mayo 6, 2012 en Psicología, Reflexión

"Es muy difícil ser feliz para alguien que es incapaz de controlar sus impulsos" EP

 

El aprendizaje social es la forma en que los individuos adquieren conocimientos a través de la socialización e interacción con el medio, donde el sujeto modifica su conducta por observación y modelamiento.

El aprendizaje por observación influye en los integrantes de una sociedad, y estas a su vez intervienen en la misma, en el momento que empieza a trabajar su autorregulación, incidiendo en la selección de un modelo prosocial o modelo desviado.

Las personas aprenden a partir de las diferentes situaciones que se le presentan a lo largo de su vida, creando así, una expectativa con las circunstancias similares que le ocurren. Para la realización de las acciones enfocadas a un objetivo, tienen en cuenta el premio que actúa como reforzador.

El ser humano busca el correcto uso de los modelos cognoscitivos con el fin de obtener un control de los estados afectivos y reestructurar los conocimientos e interpretaciones.

En la sociedad se observa amplias diferencias entre las conductas asumidas por las personas, debido a que cada individuo tiene diversas variables que influyen constantemente para determinar la conducta.

CRITERIOS DEL APRENDIZAJE SOCIAL COGNOSCITIVO DE MISCHEL

En la conducta se observa tanto consistencias como inconsistencias. Además, hay amplios diferencias entre las personas en la relación a la consistencia de la conducta. Sin embargo existen tres elecciones para quienes desean entender y predecir la conducta: Lee el resto de esta entrada →

10 causas de infelicidad

marzo 4, 2012 en Bienestar, Psicología

La búsqueda de la felicidad ha sido una de las principales preocupaciones del ser humano desde que tomamos conciencia de nuestra existencia. Su estudio fue uno de los pilares de la ética en Grecia y ha sido, y sigue siendo, una preocupación fundamental de filósofos y psicólogos. Aunque el debate nunca se apagó del todo, la psicología recogió el testigo de la filosofía y enfocó los estudios sobre la felicidad desde un punto negativo. Los psicólogos se centraron en estudiar los aspectos patológicos del ser humano y se olvidaron de los aspectos positivos, de estudiar aquello que nos hace más felices. 

La psicología positiva es una nueva corriente de pensamiento que estudia las bases del bienestar psicológico y de la felicidad. Covadonga Chaves, miembro de la Sociedad Española de Psicología Positiva, cree que nuestra sociedad está equivocada sobre el concepto de felicidad. En su opinión, “la felicidad no es algo que se pueda alcanzar, no es una meta, es un estado, una emoción”. La psicología positiva pide un cambio de concepto: la felicidad es algo que se debe cultivar día a día, no una meta absoluta. Para ser más felices tendremos que reforzar los aspectos positivos de nuestra vida y erradicar los negativos. Estas son las diez causas más comunes de la infelicidad que deberemos combatir para ser más felices.

1.  La envidia

La envidia, y por extensión los celos, es una de las causas más comunes de la infelicidad. Por lo general, somos envidiosos al ver como los demás logran metas que nosotros no hemos conseguido alcanzar, lo que provoca en nosotros una frustración. Si tu amigo tiene éxito, celebra su victoria como propia. Si tu enemigo tiene éxito, recuerda que los celos son contraproducentes e  inútiles y se limitan a extender el poder del enemigo sobre ti. Chaves recomienda, en cualquier caso, buscar relaciones positivas y evitar aquellas amistades conflictivas que provocan frustración y malestar. En definitiva: “Hay que rodearse de personas que te hagan sentir bien”.

2. La manía persecutoria

Es la sensación de estar siendo perseguido por fuerzas incontrolables. En ocasiones esto se convierte en una enfermedad, llegando a causar esquizofrenia, pero en la mayoría de los casos se trata de la sensación puntual, o transitoria, de que “todo el mundo está en contra tuyo”.  Es un clásico en los niños, generalizado en el eterno “la profe me tiene manía”, pero muchos adultos lo padecen a diario en menor o mayor grado. La solución de esta causa de infelicidad pasa por reconocer que la persecución es irrelevante, ya que sólo uno mismo controla el resultado de su vida. Todas las personas encuentran obstáculos en su camino; el éxito y el fracaso dependen de la capacidad de cada uno para superar los obstáculos, no de las fuerzas incontrolables que, supuestamente, nos ponen la zancadilla. Los seres humanos tenemos una creencia básica sobre el mundo, queremos que sea justo, también con nosotros. Cuando nos encontramos con experiencias negativas tendemos a pensar que “el mundo está contra nosotros”, algo que no deja de ser un pensamiento paranoico.   Lee el resto de esta entrada →

Educando a los ciudadanos del siglo XXI

febrero 20, 2012 en Reflexión, Sociedad

Discurso de Tenzin Gyatso, 14º Dalai Lama, en las jornadas celebradas en Washington D.C. por el Instituto Mind and Life: Educando a los ciudadanos del mundo para el siglo XXI 

¿Dónde está la felicidad?

enero 22, 2012 en Bienestar

Cuando tenemos un estado positivo, las personas nos buscan y emerge la amistad y el amor. La mayoría de las respuestas de las reacciones emocionales han existido desde hace mucho tiempo y surgieron como parte de un proceso de adaptación y supervivencia de la especie humana. Las emociones negativas son nuestra defensa en contra de amenazas externas, y nos ayudan a enfrentarlas. El miedo es una señal de defensa ante un peligro, la tristeza es una respuesta adaptativa ante una perdida, y el enojo surge cuando alguien nos ataca o invade.

Las emociones positivas como la alegría, el placer, la serenidad, la esperanza o la tranquilidad también cumplen un propósito evolutivo, ya que se ha encontrado que amplían nuestros recursos intelectuales, físicos y sociales, y permiten construir reservas que nos ayudan a enfrentar amenazas. ¿Qué necesitas para ser feliz? La felicidad no es un estado simple, o estático de la mente. Sus principales componentes son el placer físico, la ausencia de emociones negativas y el sentido de que nuestra vida tiene coherencia y significado. El placer físico es resultado de un aumento de neurotransmisores cerebrales como la dopamina y la serotonina. La ausencia de emociones negativas es esencial para la felicidad, porque tan pronto sentimos miedo, enojo o tristeza, se reduce el placer.

La amígdala y el hipotálamo son las estructuras responsables de las emociones negativas. Enfocarnos en tareas mentales no emocionales inhiben la actividad en la amígdala, y es por ello que se dice que hay que “mantenerse ocupado para alejar los malos pensamientos”. Sin embargo, la ausencia de tristeza y la presencia de placer no son suficientes para mantener un estado completo de bienestar. Para esto es necesario que las áreas ventromediales prefrontales del cerebro estén activas. La corteza ventromedial frontal crea una sensación de cohesión y de integración; sin ella el mundo se ve fragmentado y sin sentido. El hemisferio cerebral derecho es más sensible a lo negativo, mientras que la actividad en la corteza prefrontal izquierda genera sentimientos positivos que inhiben el flujo negativo de la amígdala.

Fuente: Quo

Tú te crees que los hombres quieren ser libres y buenos, pero es mentira…

enero 20, 2012 en Bienestar, Filosofía, Psicología, Sociedad

Entrevista al Filósofo Antonio Fornés

 

Creo que son los filósofos los que deberían tener más influencia en lo político, los tecnócratas se han olvidado de las ideas básicas del humanismo.

¿Sumergidos en el gris?
Así vivimos. La sociedad actual nos convierte en engranajes, máquinas productivas que anhelan continuamente hacer algo, incluso en su tiempo libre.

 

Lo llamamos aprovechar el tiempo.
Hacer y hacer, lo único que provoca es que el tiempo pase a una velocidad tremenda y que no saboreemos la auténtica densidad de la vida. Ya lo decía Pascal: el mayor problema del hombre es la incapacidad de estar solo consigo mismo.

 

Un viejo problema.
Mientras seamos máquinas de producir, somos perfectamente sustituibles tanto en el trabajo como en la familia.

 

Qué duro suena eso.
Sólo cuando reflexionamos ejercemos de seres humanos, y la reflexión es algo personal y necesario para el equilibrio. La sociedad actual nos despieza, nos da remedios para el dolor, para las vacaciones, para ser guapos, contra el aburrimiento…Todo parece estar al alcance, y tenemos la esperanza de que las cosas externas van a resolver nuestros problemas, pero las respuestas no están fuera, sino dentro de nosotros.

 

Bucear en las miserias da pereza.
A través de Iván Karamázov, Dostoyevski cuenta que Jesús vuelve a la tierra y Torquemada, el gran inquisidor, lo encierra y le dice: tú te crees que los hombres quieren ser libres y buenos, pero es mentira… Lee el resto de esta entrada →

¿Qué tal feliz puedes ser?

enero 2, 2012 en Bienestar, Psicología, Reflexión

Durante la llegada del año nuevo todos enviamos y recibimos el deseo de “feliz año” y de “tener felicidad,” y por ello surge la interrogante ¿qué tan felices somos? y ¿se puede incrementar nuestro nivel de felicidad? Diversos estudios científicos dentro de la corriente de la Psicología Positiva han tratado de identificar qué nos hace felices. ¿Será el dinero? Las investigaciones han mostrado que una vez que podemos satisfacer nuestras necesidades básicas, el ingreso adicional no incrementa nuestro nivel de satisfacción vital. ¿Será una buena educación? No se ha encontrado que la capacidad intelectual alta ni la educación pavimenten el camino a la felicidad¿Será la juventud? Muchos adultos reportan mayor satisfacción vital y menos momentos de crisis que los jóvenes. ¿Qué se ha encontrado?: la espiritualidad y la amistad. Un reciente estudio mostró que las personas que tuvieron un puntaje más alto en sus niveles de felicidad y que reportaron los niveles más bajos de depresión fueron los que mantenían fuertes lazos con familiares y amigos. ¿Se puede medir nuestro nivel de felicidad? El medirlo es difícil y subjetivo. Sin embargo investigadores como Seligman y Diener han desarrollado una escala para medir la felicidad. Los puntajes altos en esta breve escala se correlacionan con emociones positivas y bajos niveles de depresión. Así es que te invito a que te autoadministres esta escala. En una escala del uno al siete (en donde uno= no es verdad, cuatro= moderadamente verdadero y siete= completamente cierto), califica los siguientes enunciados:

1. La mayor parte de mi vida se acerca a mi ideal Lee el resto de esta entrada →

Dándole sentido a la vida

diciembre 31, 2011 en Bienestar, Filosofía, Psicología, Reflexión

El psiquiatra Victor Frankl dando una magistral lección de la importancia crucial de buscar un PROPÓSITO, un SENTIDO, un SIGNIFICADO a nuestra vida… Sobre la LIBERTAD ÚLTIMA que tenemos todos, que consiste en poder ELEGIR NUESTRA ACTITUD ante las circunstancias… y otros temas fundamentales. Una visión muy diferente a la que prevalece en muchas escuelas de psicología, filosofía, y en general en la cultura occidental.