Tu lenguaje determina tu realidad

febrero 22, 2012 en Ciencia, Psicología, Reflexión

“Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo”, escribía en 1921 Ludwig Wittgenstein,en un tratado en el que intentó definir la lógica fundamental del pensamiento humano. Y al parecer el soberbio filósofo austriaco tenía razón. Una serie de estudios encabezados por la investigadora de ciencias neurocognitivas, Lera Boroditsky, parecen confirmar científicamente esta intuición profunda de la historia del pensamiento humano. Nombrar, como su etimología lo sugiere, es necesario para conocer, el nomos de nuestro ADN adánida. Las palabras son ojos. De rígida formación científica aunque abocada a campos humanitarios, Lera se llevó una estremecedora sorpresa después de asimilar sus resultados investigando la percepción del tiempo, las formas y los colores en sujetos que habitan diferentes lenguajes. 

“Mi intención era mostrar que el lenguaje no afecta la percepción, pero encontré exactamente lo opuesto. Resulta que el lenguaje interviene en niveles básicos de percepción, y, sin tener conocimiento o consentimiento, transforma la sustancia misma de cómo vemos el mundo”. Un ejemplo significativo y hasta poético, en la dimensión del color regente de la imaginación, son los experimentos en la percepción de distintos tonos de azul en personas que hablan diferentes idiomas. “En ruso no existe una sola palabra que cubra todos los colores que las personas que hablan inglés llaman “azul”. El ruso hace una distinción obligada entre el azul claro (goluboy) y el azul oscuro (siniy). Ahora bien ¿significa esto que las personas que hablan ruso notan una mayor diferencia entre azules goluboy y azules siniy? Al parecer sí, esto es lo que nos dice nuestra data. Las personas que hablan ruso son más rápidas en distinguir dos tonos de azules diferentes que las personas que hablan inglés”.  Lee el resto de esta entrada →

Idiomas saludables

febrero 22, 2011 en Bienestar

Científicos a nivel mundial indican que aprender idiomas ayuda a la plasticidad del cerebro, es decir, modifica positivamente la estructura del cerebro mejoran el aprendizaje y la memoria. Además ayuda a retrasar el Alzheimer, esto lo indicaron estudios donde los pacientes bilingües muestran los síntomas ente 4 y 5 años más tarde que las personas que sólo hablan un idioma. También se incrementa la capacidad de concentración y de enfocarse en una tarea sin distracciones. Sin embargo, las personas que dominan varios idiomas tienen la capacidad de realizar varias tareas de forma simultánea. Es decir, que los idiomas mejoran todo el desempeño cerebral.