Contra el totalitarismo

mayo 20, 2012 en Causas, Política, Reflexión, Sociedad

Este es el discurso que el escritor, político y dramaturgo Václav Havel, último presidente de Checoslovaquia y primero de la República Checa, dio cuando asumió el cargo. 

Vivimos en un entorno moral contaminado. Nuestra moral enfermó porque nos habíamos acostumbrado a expresar algo diferente de lo que pensábamos. Aprendimos a no creer en nada, a hacer caso omiso de los demás, a preocuparnos sólo por nosotros mismos. 

Conceptos como amor, amistad, compasión, humildad o perdón perdieron su profundidad y sus dimensiones, y para muchos de nosotros pasaron a representar tan sólo singularidades psicológicas. Nos parecían recuerdos extraviados de una época ancestral, algo ridículos en la era de las computadoras y las naves espaciales. 

Sólo unos pocos fuimos capaces de alzar nuestras voces para gritar que los poderes nunca deberían haber sido todopoderosos; que las granjas especiales, que producen alimentos ecológicamente puros y de la mejor calidad sólo para esos poderes, deberían haber enviado sus productos a escuelas, hogares infantiles, hospitales, ya que nuestra agricultura era incapaz de ofrecérselos a todo el mundo. 

El régimen anterior -armado con su ideología arrogante e intolerante- redujo el hombre a una fuerza productiva y la naturaleza a una herramienta de producción. Al hacerlo, atacó tanto a la esencia misma de ambos como a la relación que los une. Redujo personas autónomas y de gran talento, que trabajan con destreza en su propio país, a tuercas y tornillos de una maquinaria monstruosamente enorme, ruidosa y pestilente, cuyo significado real nadie comprende. 

Esta no puede más que desgastarse lenta pero inexorablemente, tanto a sí misma como a todos sus tornillos y sus tuercas. Cuando hablo de un entorno moral contaminado, no hablo sólo de esos caballeros que comen verduras orgánicas y no miran al exterior desde su ventana. Hablo de todos nosotros. 

Todos nos habíamos acostumbrado al sistema totalitario, lo habíamos aceptado como un hecho inalterable y, por tanto, contribuíamos a perpetuarlo. Dicho de otro modo, todos nosotros -si bien, naturalmente, en diferente grado-somos responsables del funcionamiento de la maquinaria totalitaria; nadier es sólo su víctima, todos somos partícipes también de su creación.

¿Por qué digo esto? Sería muy poco razonable entender el triste legado de los últimos cuarenta años como algo ajeno a nosotros, algo que nos ha dejado en herencia un pariente lejano. Por el contrario, debemos aceptar ese legado como un pecado que cometimos contra nosotros mismos. Al aceptarlo como tal, comprenderemos que es responsabilidad nuestra, y de nadie más, hacer algo al respecto.  Lee el resto de esta entrada →

¿La religión desaparecerá?

agosto 15, 2011 en Culturas, Reflexión, Sociedad, Teoría de la Religión

La investigación encontró un aumento constante en el número de personas que afirman no tener fe alguna. El modelo matemático utilizado por los científicos tuvo en cuenta la relación entre la cifra de entrevistados que eran religiosos y las motivaciones sociales que estos tenían.

El resultado, difundido durante la reunión de la American Physical Society (Sociedad Estadounidense de Física) indica que la religión va a morir por completo en esos países.

 "La idea es bastante simple", explica Richard Wiener, de la Corporación para la Investigación de Adelantos Científicos. “El estudio sugiere que los grupos sociales que tienen más miembros resultan más atractivos para unirse y postula que las agrupaciones de este tipo poseen un estatus o utilidad social. Por ejemplo, en los idiomas puede resultar de mayor utilidad o estatus hablar español en lugar de quechua (con tendencia a desaparecer) en Perú. Del mismo modo hay algún tipo de estatus o utilidad en ser un miembro de una religión o no".

El equipo tomó datos de censos que se remontan hasta un siglo en los países en los que el censo consulta la afiliación religiosa: Australia, Austria, Canadá, la República Checa, Finlandia, Irlanda, Países Bajos, Nueva Zelanda y Suiza.

"En un gran número de democracias seculares modernas hay una tendencia popular a identificarse como no afiliados a ninguna fe. En los Países Bajos, el número fue de 40%, y la más alta que vimos fue en la República Checa, donde fue de 60%", explica Wiener.

El equipo entonces aplicó el modelo de dinámica no lineal, ajustando los parámetros de los méritos sociales y utilitarios de los miembros de la categoría de los "no religiosos".

Descubrieron, en su estudio publicado en internet, que los parámetros eran similares en todos los países estudiados, lo que sugiere -a través de la matemática- que el comportamiento era similar en todo ellos. Y en todos los países, las indicaciones fueron que la religión se encaminaba a la extinción. "Creo que es un resultado sugerente", explica Wiener. 

Fuente: http://www.bbc.co.uk/

Robo presidencial de bolígrafo

abril 13, 2011 en Creatividad

El presidente de la República Checa, Vaclav Klaus, roba un bolígrafo en su visita a Chile, hay que ver lo que pasa con la crisis. 

Índice de Desarrollo Humano por Desigualdad

febrero 12, 2011 en Causas, Responsabilidad Social

Desde su inicio, el Informe apunta a que cada uno de los componentes del IDH refleje el nivel de desigualdad que lo rodea. Este año se publica por primera vez el IDH ajustado por la Desigualdad. Este vínculo logra equiparar el nivel de desarrollo humano con el de desigualdad. En una sociedad con perfecta igualdad, el IDH y el IDH-D tendrían el mismo valor. Cuando existe desigualdad en la distribución de salud, educación e ingresos, el IDH de una persona promedio de cualquier sociedad será inferior al IDH general por tanto cuanto menor sea el valor del IDH-D mayor es la desigualdad. De aquí se desprende que la desigualdad causa una pérdida promedio de 22% en el valor del IDH. Si se tiene en cuenta la desigualdad, el IDH global de 0,62 en 2010 caería a 0,49, lo que significaría pasar de la categoría de IDH alto a la de IDH medio. Las pérdidas en el valor de IDH oscilan entre 6% en República Checa y 45%  en Mozambique. En general, cuatro quintas partes de los países pierden más de 10% y casi dos quintas partes pierden más de 25%. Los países con menor valor de desarrollo humano suelen tener mayor desigualdad. Por ejemplo, esta desigualdad multidimensional causa que las personas en Namibia pierdan 44% del valor de IDH, en la República Centroafricana, 42% y en Haití, 41%. Quienes más pierden son las personas de la región de África Subsahariana debido a las enormes desigualdades en las tres dimensiones. 

http://hdr.undp.org/es/informes/mundial/idh2010/