Relación entre violencia y clima

septiembre 3, 2013 en Bienestar, Ciencia, Psicología, Sociedad

Al aumentar la temperatura, los ánimos se caldean. Cualquiera que haya experimentado la hostilidad de un día sofocante calor del verano en la ciudad puede dar fe de ello.

Pero los investigadores ahora están cuantificando la relación causal entre el clima extremo y los conflictos humanos . Si la atención se centra en la agresión a pequeña escala interpersonal o la inestabilidad política a gran escala, las sociedades con ingresos bajos o altos ingresos, el año 10.000 antes de Cristo o el día de hoy , la conclusión es la misma: el clima extremo hace a la gente más violenta.

Este mes la revista Science ha publicado una artículo que reúne a 60 de los mejores estudios sobre este tema a partir de campos tan diversos como la arqueología, la criminología, la economía, la geografía, la historia, la ciencia política y la psicología. Por lo general compararon en una población determinada los niveles de violencia durante los períodos de clima normal con niveles de violencia durante los períodos de clima extremo.

Se encontró que las temperaturas más altas y las precipitaciones extremas llevaron a grandes aumentos en los conflictos: para cada una desviación estándar del cambio en el clima hacia temperaturas más cálidas o precipitaciones más extremas , el efecto mediano fue un aumento del 14 por ciento en conflicto entre grupos, y un aumento del 4 por ciento en conflicto entre individuos.

Los estudios realizados cubren todas las principales regiones del mundo y mostraron patrones muy similares en una amplia gama de entornos. Por ejemplo, documentaron que los picos de temperatura aumentaron los delitos violentos en Estados Unidos y Australia, que los años de escasas precipitaciones aumentaron la violencia doméstica y los conflictos étnicos en el sur de Asia, que los eventos extremos de precipitación incrementaron las invasiones de tierras en Brasil y que las temperaturas más cálidas aumentan los conflictos civiles en los trópicos.  Estos estudios también documentan el papel que juega el clima en el colapso de muchas de las civilizaciones clásicas de la historia humana : el imperio acadio en Siria alrededor del año 2000 aC, los mayas en México en el siglo IX y Angkor Wat en la década de 1400. Lee el resto de esta entrada →

5 cámaras rotas

octubre 9, 2012 en Arte, Creatividad

Una historia de resistencia humana, contada por un solo hombre, que es un granjero palestino y sus cinco cámaras rotas. Muestra su resistencia no violenta a las acciones del ejercito Israelí. 

Trailer "5 Broken Cameras" from Guy Davidi on Vimeo.

Homicidios en masa, cosa de hombres

julio 25, 2012 en Culturas, Psicología, Sociedad

Hay un ciclo predecible de luto y la recriminación que sigue a una masacre como la de la semana pasada en Aurora, Colorado. Primero vienen los llamados a la unidad y las banderas ondeando a media asta. Psicólogos a analizar el fondo del tirador, en busca de signos de enfermedad mental o desarraigo familiar. Los políticos a señalar con el dedo sobre "la sociedad fuera de control" y "la cultura de la desesperación."

 Hemos estado en este camino tantas veces, pero seguimos perdiendo el punto neurálgico: ¿Cuántos de los peores asesinos de masas en la historia eran mujeres? Ninguno. Esto no quiere decir que las mujeres no son violentas, aunque haya raros casos de mujeres asesinas en serie. Pero ¿por qué no estamos hablando de la realidad evidente, que los actos de asesinato masivo (y, de hecho, de violencia) son abrumadoramente perpetrados por hombres? Al señalar este hecho puede parecer políticamente incorrecto o irrelevante, pero nuestro silencio acerca de la enorme disparidad entre los géneros de este tipo de violencia puede estar costando vidas.

La violencia es una condición: los hombres tienen de nueve a 10 veces más probabilidades de cometer un homicidio y son más propensos a ser sus propias víctimas. Los números son inquietantes cuando nos fijamos en los hombres jóvenes. En los EE.UU., por ejemplo, los jóvenes blancos (entre las edades de 14 y 24) representan sólo el 6% de la población, sin embargo, cometen casi el 17% de los asesinatos. Para los jóvenes negros, los números son aún más alarmantes (1,2% de la población corresponde el 27% de los homicidios). En conjunto, estos dos grupos de hombres jóvenes representan sólo el 7% de la población y el 45% de los homicidios. Y, en general, el 90% de todos los delincuentes violentos son varones, al igual que casi el 80% de las víctimas.

Por ello Steven Pinker, uno de los psicólogos más importantes del mundo indica: "A pesar de que las proporciones exactas varían, en todas las sociedades, son los hombres los pelan, intimidan, luchan por la verdad, matan, violan, inician guerras y luchan en ellas. "El silencio en torno a la generización de la violencia es tan inexplicable como indefendible. Las diferencias de sexo en otras condiciones médicas y sociales, como la anorexia nerviosa, el lupus, migrañas, depresión y problemas de aprendizaje, están siendo analizados de manera rutinaria.

Durante milenios, la sociedad humana ha tenido problemas con lo que debe hacer con las tendencias violentas de los hombres jóvenes. Muchas culturas realizan ceremonias de iniciación, elaborados escenarios presididos por los hombres mayores, que orientan la agresión juvenil hacia roles sociales productivos. Pero en la sociedad contemporánea, tenemos problemas para hablar sobre lo obvio: la transición de niño a hombre es una tarea arriesgada, y puede haber una gran cantidad de daños colaterales.

Los escépticos afirman que los autores de actos terribles como los asesinatos de Aurora son tales aberraciones que difícilmente podemos establecer una política pública en torno a su mal comportamiento. Pero es un error ver a los asesinos en masa como monstruos incomprensibles de la naturaleza. Por ejemplo, sabemos que los jóvenes que perpetran estos ataques asesinos no son siempre monstruos sociópatas, sino la mayoría de las veces, hombres que sufrían de una enorme depresión e ideas suicidas.

Ninguna persona razonable puede imaginar la desesperación que podría conducir a un homicidio premeditado. Sin embargo, el hecho de que la depresión está a menudo acompañada por la rabia violenta en los jóvenes – una rabia por lo general, pero no exclusivamente, dirigido a sí mismos – es algo que tenemos que reconocer y entender.

Nuestra negativa a hablar de la violencia como un problema de salud pública nos impide ayudar a los jóvenes que están en mayor riesgo y, por supuesto, a sus posibles víctimas. Cuando vemos los acontecimientos terribles como azarosos, perdemos la capacidad de identificar y tratar los problemas potenciales, por ejemplo, mediante la búsqueda de mejores formas de intervenir a los jóvenes durante sus años más vulnerables. Hay tantas cosas más que necesitamos para aprender acerca de cómo prevenir la violencia, pero podríamos empezar con la latente diferencia de sexo.

Fuente: Times

Joyas que hieren

mayo 19, 2012 en Arte, Causas, Política, Reflexión

Teresa Margolles es una artista mexicana que reponde a la violencia que se vive con los ajustes de cuenta del narcotráfico. Su nueva exposición llamada "21", está conformada por 21 piezas de joyería,. Cada una de estas joyas esconde una terrible historia de asesinato. Un joyero sinaloense diseñó cada pieza sustituyendo las piedras preciosas por trozos de vidrio procedentes de los asesinatos. Estos cristales se encontraron en lunas de coches que habían sido baleados, o sustraídos algunas veces de los cadáveres. 

La artista ha dedicado su obra a denunciar la identidad de los cadáveres y la desigualdad económica que, aún en la muerte está presente en México. Con "21" deja patente como detrás del lujo que muchos portan hay sangre, dolor y  muerte, y por supuesto este entorno de violencia a costa del lujo ajeno no sólo se viven en México, así que la reflexión trasciende los límites geográficos. Las piezas se encuentran a la venta para cualquier particular. 

Por otro lado, aunque la idea de Teresa Margolles es fantástica habría que reconocer también el merito del joyero que las diseñó sin embargo, no he encontrado si nombre aún. 

La mayor historia de desamor

abril 26, 2012 en Causas, Reflexión

Este vídeo es parte de una campaña de violencia de género. 

La mujeres árabes recuerdan su desigualdad

marzo 8, 2012 en Causas, Culturas, Responsabilidad Social

Un grupo de destacadas mujeres del mundo árabe recuerda al mundo que en esta región se producen las peores desigualdades.

Nosotras, mujeres árabes comprometidas en la lucha por la democracia, la dignidad y la igualdad. Nosotras, que hemos estado en la primera línea de los excepcionales cambios que están produciéndose en el mundo árabe, queremos recordarle a la comunidad internacional que las mujeres tienen el mismo derecho que los hombres a beneficiarse de los vientos de libertad y dignidad que se extienden por la región. Los derechos conseguidos, sin embargo, siguen por debajo de nuestras aspiraciones, y colocan a las mujeres de esta región en una de las peores condiciones del mundo.

La violencia, tanto en el ámbito privado como en el público, sigue siendo generalizada y se toman muy pocas medidas para poner fin a este azote. En la mayoría de los países árabes, las leyes de familia no son más que legislaciones que institucionalizan la exclusión y la discriminación.

Otras leyes, como las relativas a la nacionalidad, o los códigos criminal y civil, simplemente refuerzan la discriminación. Las normativas actuales violan los derechos y libertades más esenciales de niñas y mujeres mediante la institucionalización de prácticas como la poligamia y el matrimonio de menores, y crean desigualdad de derechos en áreas como el matrimonio, el divorcio, la custodia de los hijos y el acceso a la propiedad y la herencia. Existen leyes que dan cobertura a crímenes de honor, permitiendo a los hombres que matan a una joven o mujer de su familia aducir circunstancias atenuantes. Lee el resto de esta entrada →

La niñez urbana

febrero 28, 2012 en Bienestar, Sociedad

"Estado Mundial de la Infancia de 2012: Niñas y niños en un mundo urbano", el informe principal de UNICEF, centra la atención en los niños y niñas vulnerables de las zonas urbanas. Mil millones de niños viven en las zonas urbanas, una cifra que aumenta rápidamente. Sin embargo, las disparidades dentro de las ciudades revelan que muchos de ellos carecen de acceso a las escuelas, la atención de la salud y el saneamiento, a pesar de vivir junto a estos servicios. Este artículo forma parte de una serie que destaca las necesidades de estos niños.

"Nos estamos acercando a un punto de inflexión", comenta Abid Aslam, editor de la publicación. "Más de la mitad en la población del mundo vive actualmente en ciudades y centros urbanos. Entre ellos, más de 1.000 millones de niños y niñas. Nos acercamos rápidamente al día en que, en su mayoría, los niños y niñas del mundo crecerán en ámbitos urbanos".Según la edición de 2012 del Estado Mundial de la Infancia, la principal publicación anual de UNICEF, casi la mitad de los niños y niñas del mundo vive hoy en ciudades grandes y pequeñas. En la publicación se exhorta a que se dé más importancia y se ponga mayor empeño en individualizar y satisfacer sus necesidades.

Pese a que a lo largo de la historia, las familias se han instalado con sus niños en las ciudades en busca de mejores oportunidades, el actual crecimiento de la población urbana parece ser el resultado del aumento del número de niños nacidos en las ciudades. Y los servicios que deberían recibir no guardan proporción con el crecimiento de la población.

Los niños que viven en tugurios urbanos como Kibera, en Nairobi, la capital de Kenya, o en las favelas del Brasil crecen sometidos a la violencia y la explotación y sin acceso a servicios básicos, como los de suministro de agua potable y educación. También tienen grandes probabilidades de no haber sido inscritos al nacer y de pertenecer a familias que no cuentan con contratos de alquiler de sus viviendas ni con otros medios o recursos que les protejan del desalojo arbitrario. Debido a ello, esos niños viven existencias extremadamente precarias."Un número cada vez mayor de personas", añade el Sr. Aslam, "nace en entornos urbanos ya existentes, y lo que nos preocupa es que para un gran número de niños se trata de entornos extremadamente hostiles". Lee el resto de esta entrada →

Educando a los ciudadanos del siglo XXI

febrero 20, 2012 en Reflexión, Sociedad

Discurso de Tenzin Gyatso, 14º Dalai Lama, en las jornadas celebradas en Washington D.C. por el Instituto Mind and Life: Educando a los ciudadanos del mundo para el siglo XXI 

Niños que juegan a la invisibilidad por miedo

enero 14, 2012 en Causas, Creatividad

Hay niños que juegan a ser invisibles por temor a ser maltratados. Porque con violencia no se aprende, ponte en su lugar.

Prostitución infantil a cambio de techo y agua

enero 10, 2012 en Causas, Responsabilidad Social

Es mediodía en el campamento más peligroso de Haití, el de la Plaza Champ de Mars, donde sobreviven 20 mil personas en carpas maltrechas instaladas en las plazoletas que rodean las ruinas del Palacio Nacional de Puerto Príncipe. Este es el prostíbulo infantil más grande del país, aún sumergido en la destrucción y en un proceso de descomposición social.

A unos metros del inmueble presidencial desplomado durante el terremoto del 12 de enero de 2010, está la tienda mugrienta donde una huérfana de 14 años se prostituye por alimento. Su cuerpo está en desarrollo: es menuda, regordeta, y sus pechos se marcan apenas bajo la blusa color naranja. La acompaña otra muchacha prostituta de 16 años. Su cuerpo luce los estragos de un embarazo reciente y no cuidado, producto de una violación: el cuerpo delgado, la piel opaca, el rostro manchado, los senos con estrías. EL UNIVERSAL logró hablar con las menores gracias a la intermediación de Jud Delva alias Duck, uno de los 22 jefes que controlan el territorio del campamento de Champ de Mars.

Alrededor de la niña de 14 años pululan otras de menor edad. Una quizá tenga ocho años. Trae un vestido azul, desaliñado. Hay moretones en su rostro y su expresión es vacía, de desvelo. La abraza un muchacho flaco y la vigila una anciana de mirada inquisidora. Hombres adultos de las carpas vecinas están al acecho de la conversación que Duck, un treintañero habilidoso y audaz, tiende entre las adolescentes, esta periodista y el videoreportero Alberto Torres. Hay tensión en los hombres. Parlotean en voz alta y Duck se pone en alerta sin interrumpir su mediación verbal. Las jóvenes se quedaron huérfanas tras la catástrofe que dejó un saldo de 230 mil muertos y un maremágnum de cerca de 700 mil personas refugiadas en más de un millar de campamentos que enfrentan cotidianamente el hambre, el hacinamiento y la violencia. Alrededor de 200 mil refugiadas son niñas y adolescentes. Lee el resto de esta entrada →